Almendras Garrapiñadas

Almendras Garrapiñadas

En el Post de hoy te voy a enseñar cómo preparar unas riquísimas y crocantes Garrapiñadas de Almendras.


Soy Galo Fernández y te doy la bienvenida a mi Recetario Paso a Paso.

Avatar de Galo Fernández 2018


Antes de empezar vamos a necesitar los siguientes Ingredientes:

250 gramos de almendras peladas con piel.

150 gramos de azúcar refinada.

150 cm3 de agua.


 





Preparación:

Si va a utilizar almendras con cáscara, te sugiero que utilices aproximadamente 500 gramos para respetar las proporciones sugeridas.

Para sacar el mayor partido a las propiedades nutricionales de los frutos secos -lo cual está muy bien explicado en la página de la Lic. en Nutrición MagaDeSantos.com– vamos a empezar por activar las almendras.

Para eso vamos a colocarlas en un recipiente, cubrirlas con abundante agua y dejarlas en remojo durante aproximadamente 2 o 4 horas.

Cuando tengamos activadas las almendras, vamos a enjuagarlas, escurrirlas y colocarlas en una sartén junto con el azúcar refinada y el agua para iniciar el proceso de caramelizado.

Para empezar con el proceso de caramelización, debemos utilizar fuego fuerte, revolviendo la preparación regularmente hasta que el agua azucarada comience a espesar.

A medida que el caramelo liquido se empiece a reducir, va a ser necesario que revolvamos la preparación de manera continua hasta que el agua se evapore prácticamente por completo.

Cuando el azúcar se empiece a cristalizar, tomando una consistencia arenosa, retirar la sartén del fuego para cortar la cocción y continuar revolviendo hasta que la preparación quede suelta.

Una vez que el azúcar y las almendras se hayan enfriado, colocar la sartén sobre un fuego fuerte y revolver continuamente la preparación hasta que el azúcar se adhiera sobre la superficie de nuestros frutos secos.

Una vez que el azúcar se haya caramelizado sobre las almendras y notemos que se encuentra en su punto justo, volcamos las garrapiñadas sobre una placa de silicona, aluminio, o sobre nuestra mesada a fin de separarlas, para luego dejarlas enfriar.






Tips:

• Una vez que el agua azucarada se transforme en caramelo, es clave que revolvamos nuestras almendras de manera suave y constante hasta que las garrapiñadas alcancen su punto justo.

• A fin de evitar accidentes con el caramelo caliente, es recomendable utilizar una cuchara de madera bien larga que nos permita mantener nuestras manos a buen resguardo.

• Para conservar nuestras almendras garrapiñadas, es conveniente guardarlas en un frasco hermético a fin de evitar que entren en contacto con la humedad del ambiente, logrando así mantenerlas crocantes por mucho más tiempo.


Quizá también te puedan interesar estas otras Recetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *