Las Principales Cuestiones Técnicas para hacer un Time – Lapse

¿Qué es un Time-Lapse?

En este post vamos a hablar sobre las principales cuestiones técnicas que debemos tener en cuenta para hacer un Timelapse.


El Time Lapse es una técnica que se puede utilizar tanto en video como en fotografía para obtener videos en cámara rápida.

Esto nos permiten registrar llamativos cambios que se producen de una manera muy sutil en el mundo que nos rodea, pero que a simple vista pasan desapercibidos por delante de nuestros ojos.

Registrar estos cambios que se van produciendo paulatinamente en el mundo real, generan una interesante sensación de movimiento en los elementos que forman estas imágenes que en sí son imperceptibles a simple vista.

Estos videos se componen de una serie de fotogramas, que podemos registrar como un video a cámara rápida, o bien un video normal al que luego le podemos aumentar la velocidad en postproducción para que el movimiento se vea más rápido.

Otra alternativa, es registrar los fotogramas uno a uno, como una secuencia de fotos, que luego podremos montar en programas de postproducción para obtener nuestros clips de video.




¿Qué cuestiones técnicas debemos considerar para hacer un Timelapse?

Antes de llevar adelante un Time – Lapse, nos va a resultar conveniente tener en cuenta una serie de cuestiones técnicas que podrían ser de mucha utilidad para planificar algunos aspectos que nos van a facilitar bastante las cosas a la hora de hacer las tomas.

Resulta primordial que planifiquemos y tengamos en cuenta los cuadros por segundos (FPS) a los que vamos a trabajar, el intervalo que vayamos a utilizar entre las tomas, como así también si vamos a grabar video o hacer un Time Lapse a partir de fotografías.

La planificación de estas cuestiones va a ser una gran ayuda para poder programar nuestra sesión, calculando así los tiempos necesarios para organizarnos de una manera que nos resulte cómoda para trabajar y que a la vez nos permita obtener resultados más bonitos.

Asimismo, si estamos trabajando con algún tipo de accesorio motorizado, como ser una rótula o slider, que debemos programar de ante mano con los tiempos exactos que vamos a utilizar (tanto de toma, como el intervalo entre exposiciones) estas cuestiones van a resultar muy importantes, para tener un mayor control de la sesión y lógicamente del resultado final.

Los cuadros o fotogramas por segundo

Como punto de partida podemos señalar que la velocidad estándar utilizada en las producciones cinematográficas es de 24 FPS cuadros / fotogramas por segundo (o Frames Per Second) tanto en sistemas PAL (norma mayormente utilizada en Europa y algunos países de Sudamérica como Argentina, Brasil y Uruguay) y en NTSC (norma mayormente utilizada en el resto del continente Americano).

Según si utilizamos el sistema PAL o NTSC vamos a tener un estándar de 25 y 30 FPS respectivamente, lo cual en principio es suficiente.

Sin embargo, para este tipo de trabajos, y más aún cuando estemos trabajando en condiciones de luz variables, o en sitios muy transitados donde estemos expuestos a perder algunas tomas, resulta conveniente utilizar al menos 30 FPS, para poder tener un margen que nos permita eliminar fotogramas sin que se vea alterada la fluidez del movimiento.

También podemos utilizar las variantes de 50 o 60 FPS, que al margen de proporcionarnos el doble de fotogramas (con el incremento correspondiente de calidad) no sólo nos va proporcionar un movimiento más fluido, sino que también nos va a brindar mayor información por si tenemos que suprimir algún fotogramas (especialmente cuando trabajemos en lugares donde se nos crucen elementos que alteren la armonía de la toma), y también para poder modificar la velocidad de nuestro clip de video en postproducción, etc.

El Intervalo entre cada toma.

Para realizar esta técnica utilizando fotografías, vamos a necesitar un intervalómetro para poder controlar el tiempo de espera entre cada toma.

Este dispositivo, o bien puede ser externo para las cámaras más básicas que no cuentan con esta función, o bien podemos controlarlo desde el menú de disparos a intervalos en todas aquellas cámaras más avanzadas que cuentes con esta función, o que permitan instalar un software que permita controlar esta función.

Esta herramienta que nos va a permitir tomar fotografías de manera constante según un parámetro de tiempo que nosotros determinemos de acuerdo al tipo de Timelapse que vayamos a hacer, el cual va a depender de cada situación en concreto, según el tipo de movimiento que tengamos en la escena que vayamos a registrar.

Por ejemplo si trabajamos en NTSC a 30 FPS y obturamos cada 10 segundos, vamos a obtener nuestro primer segundo de video luego de haber realizado 30 fotografías, lo cual nos va a llevar 300 segundos, lo que equivale a 5 minutos de toma.



¿Fotografía o Video?

La principal diferencia que existe entre trabajar con fotos y video, es que al trabajar en video, es que como la cámara está gravando muchos fotogramas por segundo (24, 25, 50, 60 e incluso más) la resolución que se suele utilizar es HD, Full HD e incluso 4K.

Por otra parte, al tomar fotografías como estamos trabajando de una manera diferente, contamos con un sensor de mayor resolución que nos permite sacar el máximo partido a los archivos RAW de nuestra cámara digital.

Esto nos brinda la posibilidad de obtener imágenes individuales para nuestros fotogramas con muchísima más resolución, tal como ofrecen las cámara Nikon de la línea D3000, D5000, D7000, D600 e incluso la D750, ya que todas estas cámaras -sin importar la marca- nos proporcionan archivos con una resolución de 24 Mp (Megapíxeles) que equivale aproximadamente a un 24K; siendo que también existen cámaras más avanzadas utilizan 36, 42, 46 e incluso más Mp.

De esta manera, podemos concluir que a la hora de buscar calidad de imagen, no cabe dudas que trabajar utilizando fotografías nos va a proporcionar mayor calidad de imagen y sobre todo contar con la plasticidad que nos ofrecen los archivos RAW para hacer ajusten es postproducción, por cuanto nos brindan más información para trabajar nuestras imágenes, sin correr riesgos de corromper los archivos al editarlos en postproducción.

Por otra parte, la posibilidad de hacer un Time – Lapse en video, es algo mucho más rápido y dinámico, que nos puede llegar a ser de utilidad en circunstancias donde tengamos la luz controlada, y el destino del trabajo no amerite recurrir a las características referidas sobre la postproducción, ya que como dijimos las pistas nativas de video no soportan tanto trabajo de retoque en postproducción como los archivos RAW.


https://youtu.be/PKJWZI848oM



Espero que el contenido haya sido de tu interés, y si te parece que le podría servir a alguien más, compartilo en las redes sociales haciendo clic en los botones que tenés abajo de todo a la izquierda.

Si tenés alguna duda o sugerencia, dejámela en los comentarios.

Para recibir más información SUSCRIBITE A MI BLOG Y MANTENETE ACTUALIZADO!


A lo mejor te interese saber: 

O quizás también te pueda interesar saber un poco más sobre: 


¿Hay algún término fotográfico que te genere dudas?

No te hagás problema, porque para eso he diseñado un Diccionario de Fotográfía donde te voy a explicar de manera clara e interesante el significado de las palabras más importantes que tenés que conocer!!  


 ¿Querés aprender más sobre Fotografía?

• Aprende como aplicar los conceptos más importantes de fotografía para mejorar el manejo de tu equipo fotográfico.

• Descubrí las mejores técnicas para hacer fotos increíbles.

Curso Gratuito de Fotografía

¡Sumate al Curso… Ya!!

Deja un comentario